Seminario “Pobreza y salud: distintas lecturas del cuerpo humano”

El jueves 11 de Mayo se realizó el seminario “Pobreza y salud: distintas lecturas del cuerpo humano”. En el Auditorio Pedro Ortiz de la Facultad de Humanidades de la Universidad de Chile. El objetivo, dialogar desde distintas miradas disciplinarias -Historia, Antropología Social, Antropología Física y Nutrición- sobre un mismo tópico, la inequidad social y económica expresada en la nutrición, las condiciones de salud-enfermedad, calidad y estilos de vida en los segmentos más pobres de nuestra población.

La invitación la realizó el proyecto FONDECYT 1160511 “Variabilidad en sociedades no jerárquicas: un análisis a partir de los periodos alfareros de Chile central“. Dentro de las expositoras, se encontraba la Dra. Charlotte Henderson. Investigadora del Centro de Investigação em Antropologia e Saúde (CIAS), Faculdade de Ciências e Tecnologia, Universidade de Coimbra, Portugal. Quién abrió el seminario para luego dar un espacio de discusión y preguntas.

Posteriormente, Carolina Franch Maggiolo, Antropóloga Social de la Universidad de Chile y Magíster en Estudios de Género y Cultura, expuso sobre “Género y pobreza: contextos alimentarios en Chile”. Señala: “este seminario es una instancia para poner en relación, una serie de lenguajes académicos y generar una convivencia universitaria, de cómo empezar a abordar estos temas de manera compleja, ese es el gran aporte”.

Carolina Franch, Doctora (c) en Ciencias Sociales de la Universidad de Chile y actual Directora (s) del Centro Interdisciplinario de Estudios de Género, indica: “en este seminario, estamos profundizando desde distintas disciplinas, como la desigualdad va teniendo un cuerpo y un rostro cada vez más evidente, que son las mujeres pobres. Lo que estamos haciendo es generar un diálogo interdisciplinario para evidenciar la expresión de ese fenómeno, mujeres pobres y obesas, mostrando la desigualdad que significa eso, porque esos cuerpos están expresando una desigualdad de género y de clase”.

Luego la Dra. Raquel Burrows, endocrinóloga Infantil y parte de la Unidad de Nutrición Pública. Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos (INTA) de la Universidad de Chile. Expuso sobre “Estilos de vida y función cognitiva: Impacto en el rendimiento académico de escolares chilenos”. Según la doctora: “yo creo que es muy importante que la Universidad de Chile, en su misión de sentido público, se enfoque en cómo mejorar la calidad de vida de los niveles socioeconómicos más vulnerables. Sobre todo cuando se trata de enfocarse en aquellos aspectos que no le están permitiendo a esta población que es sana, porque nació sana y bien nutrida, desarrollarse eventualmente. Porque estas son las poblaciones que están expuestas a malnutrición por exceso y a todos los trastornos asociados a estos”.

Para finalizar, la profesora puntualiza “la malnutrición por exceso, desafortunadamente afecta la función cognitiva. No permite que los niños y niñas expresen en su totalidad su coeficiente intelectual. Cuando hay obesidad las estructuras de la memoria y el aprendizaje no funcionan bien y no se tendrá un rendimiento académico como corresponde. Claramente la malnutrición por exceso, la dieta alta en grasa y azucares, que es lo que más consumen los niveles más vulnerables, afecta el rendimiento académico y no le permite a los niños concluir adecuadamente todos sus procesos”.

Dentro del seminario participaron profesionales de distintas disciplinas entre ellos Claudia Deichler, historiadora. Sergio Flores, Profesor de biología. El antropólogo Rodrigo Retamal y la antropóloga Violeta Abarca Labra. Los comentarios finales fueron realizados Eugenio Aspillaga y Daniela Leyton, ambos realizando un análisis desde la antropología, quienes finalizaron esta exitosa jornada.

Biopolítica y género: las vidas precarias

Esta segunda clase de Luna Follegati profundizó en torno a la teoría de Judith Butler, en el Diplomado Género y Violencias.

 

El martes 8 de mayo, se realizó una nueva cátedra a cargo de la Licenciada en Historia y Magíster en Comunicación Política, Luna Follegati. La jornada se llevo a cabo en la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Chile, en marco del Diplomado de Género, donde se abordó la biopolítica y el género, así cómo se relacionan con la precariedad y la violencia. 

Según la Doctora (c) en Filosofía Política, quién realizó una primera exposición el 2 de mayo “La clase anterior  Biopolítica, Estado y Violencia desde una perspectiva de género pudimos reconocer ciertos ejes estructurales, por medio del cual nosotros establecemos formas de reconocimiento y cómo se configuran ciertas normas sociales con respecto al trabajo político que se ejercen sobre los cuerpos. En la clase de hoy, pudimos ver esa representación en términos genéricos y particularmente a partir del concepto vidas precarias, trabajado por Judith Butler, donde establecemos que existe una forma de reconocimiento vinculado a la posibilidad de dar muerte a las personas”. 

En palabras de la académica, las vidas precarias son todas aquellas que están potencialmente expuestas a la muerte y que pueden ser homosexuales, lesbianas, gente pobre, racializada o poblaciones indígenas enteras, que están siendo violentadas tanto por el estado, como por normas socioculturales. Dentro de las teorías abordadas, se encuentra la idea de necropolítica de Achille Mbembe, en que existe un sentido económico de la producción de la muerte y en que el estado neoliberal, posee la administración de las vidas, que provoca que distintos grupos, estén unidos por la precariedad.

Para Laura Orrego, quien trabaja en una unidad penal como psicóloga, la clase permite aprender de una manera teórica cómo se manifiestan ciertos fenómenos en la sociedad. “Técnicamente yo creo que fue una información súper relevante, porque te deja en conocimiento de algo que está ocurriendo, pero ahora ya tiene nombre. Es decir, la exclusión, la necropolítica y la biópolítica. Esto genera una apertura de conocimientos desde la antropología y las distintas disciplinas, que permite visualizar estos fenómenos y que sobre todo, desde las políticas públicas queda mucho por hacer.”

Por último la profesora señala “me parece súper buena la instancia del curso, en esta segunda jornada se escucharon bastante las voces de las y los estudiantes. Pudieron compartir  sus experiencias de trabajo profesional y ver como en las distintas realidades, se encuentran cotidianamente con estos tipos de violencia, que pasa a ser una cuestión común, más que un fenómeno excepcional en la configuración de las sociedades modernas. Ese diálogo entre lo teórico y lo concreto, fue bastante efectivo para las y los estudiantes y espero que esto se siga complementando a lo largo del diplomado con las otras clases que vendrán”. Finalizó.

Los Estudios de la Mujer y los Estudios de Género. Ejercicio de estudiantes de Diplomado de Postítulo.

El Diplomado de Postítulo Semipresencial en Teorías de Género, Desarrollo y Políticas Públicas es un programa que busca introducir a sus estudiantes en las preocupaciones básicas de la temática del género, en tanto preocupación social, invitándolos/as a construir una mirada crítica que permita incorporar los diversos intereses profesionales. El programa está dividido en tres módulo:

Teorías de Género: busca introducir al desarrollo de los principales conceptos y líneas temáticas de los Estudios de Género, y una mirada histórica y práctica sobre las desigualdades de género en nuestro contexto latinoamericano, en especial en trabajo y violencia.

Género y Desarrollo: identificar los distintos enfoques de género desarrollados en el marco de las políticas de desarrollo a partir de la segunda mitad del Siglo XX, como también comprender enfoques críticos a los modelos de desarrollo tradicionales.

Políticas Públicas y Planificación de con Enfoque de Género: en este módulo, los/as estudiantes conocen y caracterizan los procesos de transversalización de la perspectiva de género en las políticas públicas de Chile y América Latina, y aprenden herramientas que permitan la implementación de la equidad en las políticas públicas.

Este año, se han integrado al programa 27 profesionales de diversas áreas: administradoras públicas, psicólogas, antropólogas, sociólogas, trabajadoras sociales, periodistas, economistas, abogadas, profesoras de enseñanza media y básica, ingenieras y analistas internacionales. El programa permite que cada una organice sus tiempos para estudiar las lecturas a distancia, y participar de clases presenciales una vez al mes, potenciando no sólo las exposiciones de los/as docentes del CIEG, sino también los trabajos en grupo para generar un diálogo interdisciplinario y la creación de redes.

Actualmente, las estudiantes están cursando el primer módulo de Teorías de Género, a través de lecturas y ejercicios a distancia. Como parte de estos ejercicios, se solicitó la elaboración de mapas conceptuales que relacionaran y caracterizaran los estudios de la mujer y los estudios de género, de acuerdo a las lecturas y material bibliográfico entregado. Compartimos con ustedes 5 de los mejores trabajos realizados.

 

Javiera Bruna Martínez. Psicóloga, Pontificia Universidad Católica de Chile.

 

Daniela González Valenzuela. Periodista, Universidad de Chile.

Javiera Farías Pereira. Abogada.

 

Catarina Guerrero González. Psicóloga, Pontificia Universidad Católica de Chile.

Magdalena Rendic Illanes. Economista, Universidad de Chile.

Biopolítica, Estado y Violencia desde una perspectiva de género

La cátedra fue dictada por la académica Luna Follegati, para el Diplomado Género y Violencia.

 

El día martes 2 de mayo, se realizó una nueva clase del diplomado de postítulo, esta vez la Licenciada en Historia, Magíster en Comunicación Política y Doctora (c) en Filosofía Política, Luna Follegati, explicó cómo se articula la política estatal y su relación la violencia. Con un aulario expectante, se realizó la presentación de la profesora, quién abordó las teorías de Foucault, biopolítica y gubernamentalidad y de Agamber con su conocida saga Homo Sacer y Nuda Vida, contestando las preguntas de las asistentes.

“El objetivo de la clase era poder visualizar la cuestión del estado y la violencia desde una perspectiva biopolítica, lo que implica generar nuevas problematizaciones con respecto a la relación entre poder y vida. Particularmente me parecieron super atingentes las preguntas, en el sentido de que establecen nuevas visiones con respecto a cómo comprender en términos contextuales, en el caso de Chile a través de nuestra historia, problemas como la dictadura militar o  como la regulación de las sexualidades, que dan cuenta que la biopolítica hace sentido cuando uno lo mira desde una perspectiva de género”. Señaló la docente.

Para la abogada Javiera Farías “fue una clase super contundente, con harta información, que es muy interesante para mí, ya que por mi formación, son temas que conozco pero no con tanta profundidad. En derecho tenemos algunos ramos de filosofía política, pero el enfoque es más de derecho que de ciencias sociales, por lo que no tenemos una formación tan acabada, el acercamiento a Foucault es sobre otros temas. Para mi fue un bombazo de información, que claro hay que digerir, pero es el punto de partida para otras cosas, es harto contenido, son miles de cosas que no sabía y que en un momento voy a tener que profundizar”.

Para Follegati fue una experiencia positiva realizar esta jornada del diplomado, que posee una gran convocatoria y muestra que el género y la violencia se están visualizando. En esta primera clase, se buscaba generar nuevas perspectivas en torno a la biopolítica y contará con una segunda cátedra, el día martes 9 de mayo a las 18:00 hrs.

Por último Luna indica “es importante trabajar este tipo de temáticas en un diplomado, porque da una perspectiva teórica, que a veces no están abordadas dentro de los estudios de género y que a partir de autoras como Judith Butler, podemos profundizar sobre cómo existe una forma de administración y regulación de la vida de forma diferenciada para las distintas poblaciones y los grupos sociales que componen nuestras sociedades”.

 

Masculinidades: “el género no es sólo de mujeres”

El profesor Marcelo Robaldo realizó una clase explicando las masculinidades y su relación con el género en el diplomado semipresencial “Teorías de Género, Desarrollo y Políticas Públicas”.

 

El  sábado 29 de abril se realizó una nueva jornada del diplomado semipresencial de postítulo en la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Chile. En esta ocasión el sociólogo y magíster en género, Marcelo Robaldo, analizó la categoría relacional de mujeres y hombres y como se deja de lado la visión de masculinidad.

El académico formado en la Universidad de Chile, indicó que el género no es sólo de mujeres, la producción de conocimiento ha sido realizada desde una experiencia de género androcéntrica y la ha posicionado desde el poder dominante. Así como señaló que existe una epistemología heteronormada, que no permite mirar otras masculinidades. En base a las teorías de Judith Butler, se analizó lo queer y las otras formas de hacer familia como lo es dentro de la homopaternidad.

Para el profesor a cargo de la cátedra “el tema de género no son sólo las mujeres, es importante entender la dinámica entre hombres y mujeres para abordar las temáticas de género. Incluso como abordamos en la clase, no es una relación unívoca entre lo femenino, las mujeres y lo masculino, los hombres. Sino que ahí se producen cruces súper interesantes, sobre cómo puede haber masculinidad en mujeres y feminidad en los hombres. Hombres que van a tener bebés, es muy complejo y rico el tema de discusión y creo que a nadie le quedó grande, pudieron expresar ideas y fue en ese sentido muy provechoso”. Señaló.

Para Daniela González “Cuando postulé al diplomado, esta clase era una de las que más me interesaba, porque en general cuando una estudia género, se dedica más al estudio de las mujeres que al estudio en sí de las masculinidades. Me pareció muy interesante la perspectiva que tomó el profesor, de las otras masculinidades que no tenemos presentes, más allá del ideal de la masculinidad hegemónica. Lo otro interesante es la discusión que existe con nuestras compañeras, como todas venimos con distintas perspectivas, tenemos distintas profesiones, saber que piensan otras mujeres, me parece súper enriquecedor. El propósito también es compartir en estos postítulos, que uno hace por interés personal además del interés profesional”. Menciona la Periodista titulada en la Universidad de Chile. 

Por último Marcelo se refirió a la recepción de su cádedra por parte de las asistentes “Tuve una agradable sorpresa cuando vi que los planteamientos que les iba haciendo a las alumnas tenían harto eco, asintieron mucho y fue muy participativo, lo que me pareció súper buen síntoma. Desde hace un tiempo los planteamientos que tocamos en este tema de las masculinidades y las paternidades hace total sentido a las alumnas. Se produjo algo muy poderoso, muy potente, fue de una participación muy fluida y con varios matices interesantes. Fue una clase compleja y muy gratificante”. Finaliza.

 

Mujeres y salud: el sistema biomédico y su relación con el género

La cátedra fue dirigida por la Antropóloga Manuela Cisternas, en marco del diplomado Semipresencial “Teorías de Género, Desarrollo y Políticas Públicas”.

 

El  sábado 29 de abril, se realizó otra jornada del diplomado de postítulo, que en su décima versión, ha aumentado en un cien por ciento la matrícula. Este año 26 mujeres participan en la modalidad semipresencial, asistiendo a clases cada cinco semanas en la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Chile. La clase de Manuela Cisternas, Magíster en Estudios de Género, abordó la relación de mujeres y salud desde una visión histórica y en base a las teorías de la antropología de la salud.

La académica e Investigadora del Equipo del Centro Interdisciplinario de Estudios de Género (CIEG), realizó un análisis sobre el sistema biomédico y su relación con el género. “Hoy día la intención era hacer un recorrido histórico y conceptual sobre la relación entre mujeres y salud, por el hecho de que la mujer históricamente ha sido construida, a partir del siglo XVIII y de la modernidad, como un cuerpo que está enfermo, que requiere intervenciones médicas. Esto porque el cuerpo de la mujer, es un cuerpo reproductivo y por otro lado por las concepciones ideológicas en que es considerada como sexo débil”. Señala.

Manuela Cisternas durante su trayectoria, se ha dedicado ampliamente a los estudios de género, enfocándose en las masculinidades pero también en la sexualidad femenina desde la perspectiva de género. Durante la clase que preparó, se encontraba un amplio recorrido de la historia de las mujeres, desde quienes fueron llevadas a la hoguera por su sexualidad o conocimiento, hasta los esfuerzos de las primeras mujeres en estudiar medicina en Chile. Determinando que las mujeres han sido despojadas históricamente de los saberes terapéuticos femeninos y han sido concebidas culturalmente como pacientes.

“Las mujeres siempre van a estar conectadas por la salud, ya sea como enfermas, pacientes o como habilitadoras de esa salud. Parte de la clase, tenía que ver en como la mujer trabaja dentro del sistema de salud, con trabajo no remunerado de cuidados o con su fuerza de trabajo remunerado pero dentro de áreas feminizadas dentro del sistema de salud. Esa relación entre las mujeres y el sistema de salud biomédico, es bastante importante y interesante para poder hacer una crítica a las visiones de cuerpo, de enfermedad y entender los distintos desafíos que hay para las mujeres hoy día, ya sea en términos de su bienestar corporal, mental y social“. Puntualiza la docente.

La clase finalizó realizando un análisis de la mujer en su posición actual, cómo el trabajo no remunerado influye en el uso del tiempo libre de las mujeres y que pocas veces es valorizado socialmente. Además de solicitar un ejercicio a las asistentes a la cátedra, sobre como ha operado el sistema de salud a lo largo de su vida, permitiéndoles realizar un trabajo escrito o mediante un dibujo de sus cuerpos señalando las relaciones con éste. La importancia de esta actividad es que el diplomado más que tener un fin profesional, las clases involucran una introspectiva como mujeres y un crecimiento personal.

Para Verónica León, profesora de matemáticas “las clases me han sorprendido porque dan una visión amplia e histórica. Me tiene ocupada leyendo muchísimo y de aquí a la finalización creo que uno no es la misma persona que ingresó. Por otro lado me da alegría y orgullo que desde que se presentaron las compañeras, había un grupo digno de admirar, todas son mujeres super inteligentes, críticas, profesionales, he aprendido mucho y han sido un complemento. Eso es lo que más me gusta, las clases aportaran teoría, pero las compañeras aportan el análisis y un montón de visiones que para mi eran nulas”.

Por último la alumna señala “En realidad uno tiene una opinión super ínfima de la teoría de género, para mi fue interesante porque me desarrollo trabajando con estudiantes adolescentes, que pese a la modernidad, ellos tienen una visión sesgada de género, del trato o de la condición de mujer y de hombre, me parece que si estamos educando, si queremos un cambio, también debemos ser cuidadosos del lenguaje, de las actitudes y de todo aquello que conlleva el quehacer educacional, por eso el diplomado ha sido un gran aporte”.

 

Lo público y lo privado: implicancias para el análisis género

La clase del diplomado Semipresencial “Teorías de Género, Desarrollo y Políticas Públicas” estuvo dirigida por la Antropóloga Social Paula Hernández quién abordó esta temática.

 

Durante la tarde del viernes, se realizó una nueva clase del diplomado Semipresencial de postítulo “Teorías de Género, Desarrollo y Políticas Públicas” en la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Chile. El programa busca proporcionar a sus estudiantes una apreciación desde lo social y cultural del género.

En esta jornada Paula Hernández, investigadora del Centro Interdisciplinario de Estudios de Género, explicó la distinción entre lo público y lo privado, determinando sus implicancias para el análisis de género. Para la académica “muchas veces nos quedamos en esta visión dicotómica de lo femenino y lo masculino como el elemento principal  de la construcción de género. Sin embargo  lo público y lo privado, es otro punto clave para entender las diferencias y para entender las desigualdades. El hecho de ver esto en profundidad y poder analizarlo detenidamente es fundamental”.

Al finalizar la parte teórica, se realizó una actividad grupal en que las alumnas realizaron un mapa conceptual, que posteriormente debían aplicar a situaciones reales. Dentro de los casos se encontraban el polémico casting que realizó Canal 13 y realizaron una crítica a cómo son abordados los casos de violencia y cómo la distinción público y privado está operando en la manera de entender lo que es apropiado y no apropiado en términos de género.

“El caso de Nabila por ejemplo es muy decidor en que el estado interviene en lo privado, en su caso en particular, pero también en que la opinión pública y los medios de comunicación se apropian de una historia, detrás de esa historia hay una persona, no se puede hacer esa escisión. Es un caso muy crudo, cómo la opinión pública puede influir en un juicio y puede ser gravitante en cómo una persona vive su vida finalmente. La misma Nabila escribo una carta para que no se volvieran a hablar de ella, cada vez que se habla de  Nabila se habla como la mujer que le sacaron los ojos, cada vez que se escribe eso, nuevamente es como que le volvieran a sacar los ojos, ya no se le puede construir  desde otra identidad y eso me parece super injusto y es posicionarla eternamente como una víctima, cuando ella podría subvertir esta situación”. Señala la docente.

Continúa relatando las otras situaciones analizadas. “Lo mismo ocurre con los otros casos, nos pone en evidencia esta distinción público/privado, cuando las mujeres salen  de su rol y aparecen en lo público, son cuestionadas y juzgadas, o salen en su calidad de víctima o de subordinada. El caso de Valentina Roth, como ella misma se expone, se usa esa posición que es muy vulnerable, para hacer un juicio desde una superioridad moral, que es además la superioridad moral de las redes sociales, de personas que no estan al mismo nivel. Hablar desde el anonimato o hablar desde el programa de televisión es muy desigual y habla de esta dicotomía público privado”. 

Por último “el caso una niña de 11 años que fue violada por su padrastro y resultó embarazada, fue un caso con una gran sobreexposición. Se enjuició a esa familia, a ese entorno y por otra parte pone en la palestra el aborto en Chile. A partir de ahí se empieza a discutir mucho más el aborto en caso de violación. Fue un caso muy emblemático y visibiliza una situación que queda muy acallada en el ámbito de lo privado, pero entendido lo privado como lo oculto, como lo oscuro.” Señala la profesora.

Para Natalia Reyes, antropóloga, que trabaja en torno a infancia y género en la municipalidad de El Monte “fue una clase interesante, bastante puntual, con un tema que afecta desde la cotidianidad, no solamente en lo privado, sino que también en el ámbito público, como son los medios de comunicación. Me gusto también que pudiéramos contraponer lo que habíamos visto durante la parte teórica, con también lo que vemos a diario. Y como lo público y lo privado se entremezclan en la vida cotidiana,  con los medios de comunicación masiva y también en la opinión pública”.

El análisis que realiza Paula de esta jornada es similar “me pareció una clase muy interesante y muy productiva en cuanto al trabajo que pudieron hacer las mismas estudiantes, logramos bajar los contenidos a un análisis profundo y bien  estructurado, exponiendo los conceptos y al mismo tiempo logrando aplicarlos. El grupo aporta mucho y es muy entusiasta,  con opiniones claras y bien fundamentadas”. Terminó conforme la académica y magíster en género Paola Hernández.

 

 

Nueva jornada de Cátedra Amanda Labarca sobre “Género y Violencias”

Con trabajo grupal sobre Alto Hospicio finalizó esta nueva jornada del CFG “Género y Violencias” a cargo de la antropóloga Manuela Cisternas.

 

Ayer se realizó una nueva jornada de la Cátedra Amanda Labarca en casa central de la Universidad de Chile, el objetivo, que asistan alumnos y alumnas de distintas disciplinas para analizar los conceptos de género y violencia. En esta ocasión la clase fue dictada por Manuela Cisternas, investigadora del Equipo del Centro Interdisciplinario de Estudios de Género (CIEG).

La docente y experta en género, cuenta su visión “yo vengo haciendo este CFG hace cuatro semestres ya, era la segunda vez que se hacía el CFG , la primera vez que la hacía yo y teníamos diez personas. Y cada vez más, las personas que llegan están más interesadas, vienen con más conocimiento, vienen más políticamente situados en el tema y eso da para una conversación mucho más rica dentro de los estudiantes y además considerando que son súper jóvenes, son personas, la mayoría de primero, segundo hasta tercero y eso da muy buena referencia, se ve un seguimiento de los estudios de género dentro de la universidad, la gente está entrando a la universidad ya con estos temas políticos, con estas preocupaciones de género mucho más claras y eso da para una clase mucha más entretenida y además los vínculos se mantienen, después estas mismas personas tú las ves que llegan al CIEG o piden bibliografía, te recuerdan, entonces, eso es súper interesante”.Indica.

Dentro de las teorías abordadas se encontraban los postulados de Rita Segato y Pierre Bourdieau, para el análisis de las desigualdades de género, de razas, minorías étnicas y naciones, así como para el estudio de la violencia y la crueldad en sus situaciones extremas como el el caso de la violación o el femicidio. Posteriormente se realizó un trabajo grupal, en que Manuela seleccionó de manera azarosa los grupos, para analizar el documental “Santas Putas” de Verónica Quense sobre catorce femicidios ocurridos en Alto Hospicio, en que se puede ver el cruce de los temas tratados en la clase.

Para la profesora,  el trabajo realizado en la clase van más allá de una actividad, busca formar lazos que se mantienen en el tiempo. “La idea es que se fomenten las redes entre ellos, más que para que hicieran un trabajo, es para que se conocieran entre ellos, como un CFG está fuera de las distintas facultades, llegan, vienen a la clase y se van. Se les olvida que son un grupo de personas, en este caso cuarenta o cincuenta personas, con intereses en común, con preocupaciones en común. Entonces la idea es que haya una dinámica donde puedan conversar con personas que no necesariamente son los compañeros, las compañeras de curso, era más por esas razones que algo más de la dinámica en sí”.

Continúa señalando la importancia del documental  “además que hablaran sobre los femicidios en Alto Hospicio, que han pasado muchos años y sigue digamos impune, tienen a alguien encarcelado, pero sigue impune la violencia moral, que fue desde los medios, desde las instituciones,  desde las fuerzas policiales y eso sigue impune, hay que recordarlo cada cierto tiempo, en mi caso yo estaba en el colegio cuando fueron los femicidios, entonces me imagino que ellos que son diez años menor que yo, no se acuerdan de eso, entonces siempre es importante hablar de casos así o femicidios masivos en otras partes de latinoamérica que son importantes, no olvidar  que también en nuestro territorio también se dan esas situaciones. Por eso yo les pedí la semana pasada que vieran ese documental, que vieran “Señorita Extraviada” de Ciudad Juárez, y “Femicidio S.A” que es de Guatemala, para que también lo relacionaran con otros casos que siguen pasando y que siguen reproduciendo la violencia moral de los medios de comunicación hacia las víctimas de femicidio o de femicidio frustrado”. Finaliza.

Para Felipe Bustos, estudiante de Geografía, entrega su opinión sobre la cátedra “es bastante interesante el curso en sí, las temáticas que cruza, género, violencia y los temas que trata son súper interesantes, por lo menos desde mi punto de vista, de lo que me interesa. también los contenidos que ha tenido el ramo han sido súper interesantes, me acuerdo específicamente de uno, que fue cuando tocamos el tema de la familia y la deconstrucción del concepto de la familia, desde la noción de estado y desde la noción de la iglesia y como la familia desde el estado y de la iglesia ha sido defendida como institución para generar mano de obra y para seguir produciendo, poder seguir con el control hegemónico de las cosas que hoy en día existen, ha sido muy interesante, te hace cuestionar miles de cosas que antes no tenias contemplado, como cuestionarse el concepto de familia que es súper fuerte y super arraigado en uno, ha sido muy interesante en general”.

Por último, Javiera Montecinos, estudiante de Bachillerato, comparte su experiencia  “el CFG es súper interesante y el trabajo en grupo es súper bacán porque podemos ver las distintas perspectivas que tiene cada uno con distintas carreras, va a ser súper interesante el trabajo el tema que vamos a tratar, aún no lo definimos, estamos pensando en algo que sea bien contingente y al final de esos vamos a ver que sale. Jamás había hecho un curso relacionado en género, es el primero, entonces estoy leyendo harto, buscando harta información para llegar más preparada”. Decreta.

 

 

Se realiza segunda clase sobre conceptos de violencia y sus teorías

La cátedra estuvo a cargo de Carolina Franch actual Directora del Centro Interdisciplinario de Estudios de Género (CIEG) quien abordó cómo la violencia está presente en nuestro contexto actual

 

 

El día martes 25 de abril, se realizó la segunda jornada de la Cátedra Amanda Labarca. A las 18 hrs y con el aulario lleno, los/las estudiantes esperaron esta nueva versión que abordó entre otros temas, el vínculo entre género y violencia, entendiendo éste como una relación social asimétrica o bajo los postulados de Rita Segato, quien determina que género es violencia.

“Siempre es una clase complicada porque uno devela que las relaciones de poder están siendo encarnada en cuerpos básicamente femeninos. Es una clase complicada en términos de tratamiento, donde se genera un despertar bien complicado, porque yo creo que el curso lo notó, es como develar que nosotros funcionamos y hacemos comunidad por medio de matrices de violencia y yo creo que eso es super complicado”. Declara Carolina Franch Maggiolo.

La  investigadora y antropóloga, explica cómo nuestras primeras relaciones están basadas en las violencia y fundamos sociedad a través de la misma haciendo una revisión histórica en torno al tema. Revela que las mujeres han sido blanco de matanzas y genocidios, y logra aterrizar la teoría a casos reales como fue el caso de las mujeres de Alto Hospicio o muchas otras que siguen siendo asesinadas en distintos lugares de latinoamérica, donde ser mujer y pobre, se convierte en un peligro.

“Genera angustia cuando uno lo muestra así,  en la manera radical, porque esas teorías se van encarnando en hechos muy claros y concretos en la actualidad, el caso de Alto Hospicio, el caso de Ciudad Juárez, el caso de las Maras en El Salvador, el caso de las relaciones cotidianas entre hombres y mujeres, entonces lo que uno va viendo por un lado es un contexto de naturalización de violencia y que estos cursos lo que permiten es abrir los ojos o un cuestionamiento de algo que no debiese ser, que éticamente no debiese ser, entonces claro, es una clase compleja que genera una desazón, esta clase finalmente nos remueve la conciencia, en una ética, en compromiso y que efectivamente estos temas son netamente políticos”. Señala la docente.

Yasna Sanhueza, cuenta su experiencia “bueno, mi opinión de la clase, el diplomado, me parece estupendo. Es de una calidad increíble, los contenidos, siempre contextualizando, a nivel histórico, estamos fascinados con las clases del diplomado, son super buenas, y era lo que nosotros teníamos como expectativa nos aportan ene al trabajo, cada clase nos está aportando  a lo que nosotros estamos haciendo laboralmente con respecto a lo que es género y violencia. Yo trabajo en atención a personas que han sufrido violencia en el contexto de pareja, entonces se me hace super atingente a lo que estamos viendo en clase.”  Indica la trabajadora social.

Sobre las intervenciones de los/las estudiantes, Carolina afirma “lo que muestra una clase, o la docencia que uno quiere impartir digamos, es un espacio de debate y diálogo, las preguntas, los cuestionamientos, las dudas, las reflexiones, el contar las experiencias como hizo la alumna de atrás, lo único que muestran es que solo con el diálogo, con estas instancias se permite una reflexión densa del tema de violencia”.

Por último, Elizabeth Valera, quien participó de la clase afirma que “la clase de la profe me parece que cumple absolutamente con las expectativas que tenía, me abrió mucho la mirada respecto a lo que pensaba que era el género, que era más bien sesgado lo que pensaba y definitivamente ella me abrió bastante el norte sobre el tema de género y además el tema de la violencia. Fue un curso con mucha sustancia en contenido, se agradece que incorpore constantemente bibliografía y se notaba manejo en cuanto a la bibliografía sugerida, así que yo muy agradecida y muy encantada”. Finaliza.

 

Recibimos nueva practicante de periodismo de la USACH

Monserrat Berroeta quien se desempeñó como Vocal de Género y Sexualidades de la Federación de Estudiantes de la Usach, comienza hoy a trabajar en el CIEG.

 

 

El día de hoy recibimos a Monserrat, quien realizará su práctica profesional de periodismo en el Centro Interdisciplinario de Estudios de Género. Dentro de sus labores se encuentran realizar notas y entrevistas para la página web, además de realizar un informe sobre igualdad de género en los medios de comunicación.

 En el año 2011 fue estudiante de antropología en la Universidad Austral de Chile y se interesó por los temas relacionados con género y cultura.  El año 2012 ingresó a estudiar periodismo en la Universidad de Santiago, donde participó activamente en la organización estudiantil siendo más tarde Vocal de Género y Sexualidades en la FEUSACH durante el año 2015.

Posteriormente interesada en torno a la temática de pueblos originarios, realizó el curso “Nuevas miradas sobre género y etnicidad” dictado por UAbierta durante el 2016. Experiencia que consideró positiva para su formación académica y fue de gran ayuda para su tesis.

Comprometida en torno a la cultura mapuche, realizó su investigación sobre mujeres mapuche universitarias junto a Valeria Vargas.  Al finalizar su práctica podrá dar su examen de grado y tener su título profesional.

“Estuve entusiasmada en realizar mi practica en distintos lugares, pero finalmente realizarla en el CIEG es una gran oportunidad para aprender en torno a la temática que me apasiona y en la cual aún tenemos mucho que avanzar. Estoy muy contenta por esta nueva etapa”. Señaló la futura periodista.