Lo público y lo privado: implicancias para el análisis género

La clase del diplomado Semipresencial “Teorías de Género, Desarrollo y Políticas Públicas” estuvo dirigida por la Antropóloga Social Paula Hernández quién abordó esta temática.

 

Durante la tarde del viernes, se realizó una nueva clase del diplomado Semipresencial de postítulo “Teorías de Género, Desarrollo y Políticas Públicas” en la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Chile. El programa busca proporcionar a sus estudiantes una apreciación desde lo social y cultural del género.

En esta jornada Paula Hernández, investigadora del Centro Interdisciplinario de Estudios de Género, explicó la distinción entre lo público y lo privado, determinando sus implicancias para el análisis de género. Para la académica “muchas veces nos quedamos en esta visión dicotómica de lo femenino y lo masculino como el elemento principal  de la construcción de género. Sin embargo  lo público y lo privado, es otro punto clave para entender las diferencias y para entender las desigualdades. El hecho de ver esto en profundidad y poder analizarlo detenidamente es fundamental”.

Al finalizar la parte teórica, se realizó una actividad grupal en que las alumnas realizaron un mapa conceptual, que posteriormente debían aplicar a situaciones reales. Dentro de los casos se encontraban el polémico casting que realizó Canal 13 y realizaron una crítica a cómo son abordados los casos de violencia y cómo la distinción público y privado está operando en la manera de entender lo que es apropiado y no apropiado en términos de género.

“El caso de Nabila por ejemplo es muy decidor en que el estado interviene en lo privado, en su caso en particular, pero también en que la opinión pública y los medios de comunicación se apropian de una historia, detrás de esa historia hay una persona, no se puede hacer esa escisión. Es un caso muy crudo, cómo la opinión pública puede influir en un juicio y puede ser gravitante en cómo una persona vive su vida finalmente. La misma Nabila escribo una carta para que no se volvieran a hablar de ella, cada vez que se habla de  Nabila se habla como la mujer que le sacaron los ojos, cada vez que se escribe eso, nuevamente es como que le volvieran a sacar los ojos, ya no se le puede construir  desde otra identidad y eso me parece super injusto y es posicionarla eternamente como una víctima, cuando ella podría subvertir esta situación”. Señala la docente.

Continúa relatando las otras situaciones analizadas. “Lo mismo ocurre con los otros casos, nos pone en evidencia esta distinción público/privado, cuando las mujeres salen  de su rol y aparecen en lo público, son cuestionadas y juzgadas, o salen en su calidad de víctima o de subordinada. El caso de Valentina Roth, como ella misma se expone, se usa esa posición que es muy vulnerable, para hacer un juicio desde una superioridad moral, que es además la superioridad moral de las redes sociales, de personas que no estan al mismo nivel. Hablar desde el anonimato o hablar desde el programa de televisión es muy desigual y habla de esta dicotomía público privado”. 

Por último “el caso una niña de 11 años que fue violada por su padrastro y resultó embarazada, fue un caso con una gran sobreexposición. Se enjuició a esa familia, a ese entorno y por otra parte pone en la palestra el aborto en Chile. A partir de ahí se empieza a discutir mucho más el aborto en caso de violación. Fue un caso muy emblemático y visibiliza una situación que queda muy acallada en el ámbito de lo privado, pero entendido lo privado como lo oculto, como lo oscuro.” Señala la profesora.

Para Natalia Reyes, antropóloga, que trabaja en torno a infancia y género en la municipalidad de El Monte “fue una clase interesante, bastante puntual, con un tema que afecta desde la cotidianidad, no solamente en lo privado, sino que también en el ámbito público, como son los medios de comunicación. Me gusto también que pudiéramos contraponer lo que habíamos visto durante la parte teórica, con también lo que vemos a diario. Y como lo público y lo privado se entremezclan en la vida cotidiana,  con los medios de comunicación masiva y también en la opinión pública”.

El análisis que realiza Paula de esta jornada es similar “me pareció una clase muy interesante y muy productiva en cuanto al trabajo que pudieron hacer las mismas estudiantes, logramos bajar los contenidos a un análisis profundo y bien  estructurado, exponiendo los conceptos y al mismo tiempo logrando aplicarlos. El grupo aporta mucho y es muy entusiasta,  con opiniones claras y bien fundamentadas”. Terminó conforme la académica y magíster en género Paola Hernández.

 

 

Nueva jornada de Cátedra Amanda Labarca sobre “Género y Violencias”

Con trabajo grupal sobre Alto Hospicio finalizó esta nueva jornada del CFG “Género y Violencias” a cargo de la antropóloga Manuela Cisternas.

 

Ayer se realizó una nueva jornada de la Cátedra Amanda Labarca en casa central de la Universidad de Chile, el objetivo, que asistan alumnos y alumnas de distintas disciplinas para analizar los conceptos de género y violencia. En esta ocasión la clase fue dictada por Manuela Cisternas, investigadora del Equipo del Centro Interdisciplinario de Estudios de Género (CIEG).

La docente y experta en género, cuenta su visión “yo vengo haciendo este CFG hace cuatro semestres ya, era la segunda vez que se hacía el CFG , la primera vez que la hacía yo y teníamos diez personas. Y cada vez más, las personas que llegan están más interesadas, vienen con más conocimiento, vienen más políticamente situados en el tema y eso da para una conversación mucho más rica dentro de los estudiantes y además considerando que son súper jóvenes, son personas, la mayoría de primero, segundo hasta tercero y eso da muy buena referencia, se ve un seguimiento de los estudios de género dentro de la universidad, la gente está entrando a la universidad ya con estos temas políticos, con estas preocupaciones de género mucho más claras y eso da para una clase mucha más entretenida y además los vínculos se mantienen, después estas mismas personas tú las ves que llegan al CIEG o piden bibliografía, te recuerdan, entonces, eso es súper interesante”.Indica.

Dentro de las teorías abordadas se encontraban los postulados de Rita Segato y Pierre Bourdieau, para el análisis de las desigualdades de género, de razas, minorías étnicas y naciones, así como para el estudio de la violencia y la crueldad en sus situaciones extremas como el el caso de la violación o el femicidio. Posteriormente se realizó un trabajo grupal, en que Manuela seleccionó de manera azarosa los grupos, para analizar el documental “Santas Putas” de Verónica Quense sobre catorce femicidios ocurridos en Alto Hospicio, en que se puede ver el cruce de los temas tratados en la clase.

Para la profesora,  el trabajo realizado en la clase van más allá de una actividad, busca formar lazos que se mantienen en el tiempo. “La idea es que se fomenten las redes entre ellos, más que para que hicieran un trabajo, es para que se conocieran entre ellos, como un CFG está fuera de las distintas facultades, llegan, vienen a la clase y se van. Se les olvida que son un grupo de personas, en este caso cuarenta o cincuenta personas, con intereses en común, con preocupaciones en común. Entonces la idea es que haya una dinámica donde puedan conversar con personas que no necesariamente son los compañeros, las compañeras de curso, era más por esas razones que algo más de la dinámica en sí”.

Continúa señalando la importancia del documental  “además que hablaran sobre los femicidios en Alto Hospicio, que han pasado muchos años y sigue digamos impune, tienen a alguien encarcelado, pero sigue impune la violencia moral, que fue desde los medios, desde las instituciones,  desde las fuerzas policiales y eso sigue impune, hay que recordarlo cada cierto tiempo, en mi caso yo estaba en el colegio cuando fueron los femicidios, entonces me imagino que ellos que son diez años menor que yo, no se acuerdan de eso, entonces siempre es importante hablar de casos así o femicidios masivos en otras partes de latinoamérica que son importantes, no olvidar  que también en nuestro territorio también se dan esas situaciones. Por eso yo les pedí la semana pasada que vieran ese documental, que vieran “Señorita Extraviada” de Ciudad Juárez, y “Femicidio S.A” que es de Guatemala, para que también lo relacionaran con otros casos que siguen pasando y que siguen reproduciendo la violencia moral de los medios de comunicación hacia las víctimas de femicidio o de femicidio frustrado”. Finaliza.

Para Felipe Bustos, estudiante de Geografía, entrega su opinión sobre la cátedra “es bastante interesante el curso en sí, las temáticas que cruza, género, violencia y los temas que trata son súper interesantes, por lo menos desde mi punto de vista, de lo que me interesa. también los contenidos que ha tenido el ramo han sido súper interesantes, me acuerdo específicamente de uno, que fue cuando tocamos el tema de la familia y la deconstrucción del concepto de la familia, desde la noción de estado y desde la noción de la iglesia y como la familia desde el estado y de la iglesia ha sido defendida como institución para generar mano de obra y para seguir produciendo, poder seguir con el control hegemónico de las cosas que hoy en día existen, ha sido muy interesante, te hace cuestionar miles de cosas que antes no tenias contemplado, como cuestionarse el concepto de familia que es súper fuerte y super arraigado en uno, ha sido muy interesante en general”.

Por último, Javiera Montecinos, estudiante de Bachillerato, comparte su experiencia  “el CFG es súper interesante y el trabajo en grupo es súper bacán porque podemos ver las distintas perspectivas que tiene cada uno con distintas carreras, va a ser súper interesante el trabajo el tema que vamos a tratar, aún no lo definimos, estamos pensando en algo que sea bien contingente y al final de esos vamos a ver que sale. Jamás había hecho un curso relacionado en género, es el primero, entonces estoy leyendo harto, buscando harta información para llegar más preparada”. Decreta.

 

 

Se realiza segunda clase sobre conceptos de violencia y sus teorías

La cátedra estuvo a cargo de Carolina Franch actual Directora del Centro Interdisciplinario de Estudios de Género (CIEG) quien abordó cómo la violencia está presente en nuestro contexto actual

 

 

El día martes 25 de abril, se realizó la segunda jornada de la Cátedra Amanda Labarca. A las 18 hrs y con el aulario lleno, los/las estudiantes esperaron esta nueva versión que abordó entre otros temas, el vínculo entre género y violencia, entendiendo éste como una relación social asimétrica o bajo los postulados de Rita Segato, quien determina que género es violencia.

“Siempre es una clase complicada porque uno devela que las relaciones de poder están siendo encarnada en cuerpos básicamente femeninos. Es una clase complicada en términos de tratamiento, donde se genera un despertar bien complicado, porque yo creo que el curso lo notó, es como develar que nosotros funcionamos y hacemos comunidad por medio de matrices de violencia y yo creo que eso es super complicado”. Declara Carolina Franch Maggiolo.

La  investigadora y antropóloga, explica cómo nuestras primeras relaciones están basadas en las violencia y fundamos sociedad a través de la misma haciendo una revisión histórica en torno al tema. Revela que las mujeres han sido blanco de matanzas y genocidios, y logra aterrizar la teoría a casos reales como fue el caso de las mujeres de Alto Hospicio o muchas otras que siguen siendo asesinadas en distintos lugares de latinoamérica, donde ser mujer y pobre, se convierte en un peligro.

“Genera angustia cuando uno lo muestra así,  en la manera radical, porque esas teorías se van encarnando en hechos muy claros y concretos en la actualidad, el caso de Alto Hospicio, el caso de Ciudad Juárez, el caso de las Maras en El Salvador, el caso de las relaciones cotidianas entre hombres y mujeres, entonces lo que uno va viendo por un lado es un contexto de naturalización de violencia y que estos cursos lo que permiten es abrir los ojos o un cuestionamiento de algo que no debiese ser, que éticamente no debiese ser, entonces claro, es una clase compleja que genera una desazón, esta clase finalmente nos remueve la conciencia, en una ética, en compromiso y que efectivamente estos temas son netamente políticos”. Señala la docente.

Yasna Sanhueza, cuenta su experiencia “bueno, mi opinión de la clase, el diplomado, me parece estupendo. Es de una calidad increíble, los contenidos, siempre contextualizando, a nivel histórico, estamos fascinados con las clases del diplomado, son super buenas, y era lo que nosotros teníamos como expectativa nos aportan ene al trabajo, cada clase nos está aportando  a lo que nosotros estamos haciendo laboralmente con respecto a lo que es género y violencia. Yo trabajo en atención a personas que han sufrido violencia en el contexto de pareja, entonces se me hace super atingente a lo que estamos viendo en clase.”  Indica la trabajadora social.

Sobre las intervenciones de los/las estudiantes, Carolina afirma “lo que muestra una clase, o la docencia que uno quiere impartir digamos, es un espacio de debate y diálogo, las preguntas, los cuestionamientos, las dudas, las reflexiones, el contar las experiencias como hizo la alumna de atrás, lo único que muestran es que solo con el diálogo, con estas instancias se permite una reflexión densa del tema de violencia”.

Por último, Elizabeth Valera, quien participó de la clase afirma que “la clase de la profe me parece que cumple absolutamente con las expectativas que tenía, me abrió mucho la mirada respecto a lo que pensaba que era el género, que era más bien sesgado lo que pensaba y definitivamente ella me abrió bastante el norte sobre el tema de género y además el tema de la violencia. Fue un curso con mucha sustancia en contenido, se agradece que incorpore constantemente bibliografía y se notaba manejo en cuanto a la bibliografía sugerida, así que yo muy agradecida y muy encantada”. Finaliza.

 

Recibimos nueva practicante de periodismo de la USACH

Monserrat Berroeta quien se desempeñó como Vocal de Género y Sexualidades de la Federación de Estudiantes de la Usach, comienza hoy a trabajar en el CIEG.

 

 

El día de hoy recibimos a Monserrat, quien realizará su práctica profesional de periodismo en el Centro Interdisciplinario de Estudios de Género. Dentro de sus labores se encuentran realizar notas y entrevistas para la página web, además de realizar un informe sobre igualdad de género en los medios de comunicación.

 En el año 2011 fue estudiante de antropología en la Universidad Austral de Chile y se interesó por los temas relacionados con género y cultura.  El año 2012 ingresó a estudiar periodismo en la Universidad de Santiago, donde participó activamente en la organización estudiantil siendo más tarde Vocal de Género y Sexualidades en la FEUSACH durante el año 2015.

Posteriormente interesada en torno a la temática de pueblos originarios, realizó el curso “Nuevas miradas sobre género y etnicidad” dictado por UAbierta durante el 2016. Experiencia que consideró positiva para su formación académica y fue de gran ayuda para su tesis.

Comprometida en torno a la cultura mapuche, realizó su investigación sobre mujeres mapuche universitarias junto a Valeria Vargas.  Al finalizar su práctica podrá dar su examen de grado y tener su título profesional.

“Estuve entusiasmada en realizar mi practica en distintos lugares, pero finalmente realizarla en el CIEG es una gran oportunidad para aprender en torno a la temática que me apasiona y en la cual aún tenemos mucho que avanzar. Estoy muy contenta por esta nueva etapa”. Señaló la futura periodista.

 

 

Con amplia convocatoria se dio inicio al CFG “Género y Violencias” impulsado por la Cátedra Amanda Labarca

Segunda versión del CFG “Género y violencias”

La importancia de incluir la perspectiva de género en las distintas disciplinas

Esta semana, la sede principal de la U. de Chile vuelve a ser espacio de formación para las y los estudiantes de la Casa de Bello con el inicio de este curso de la Cátedra Amanda Labarca. El programa coordinado por la Oficina de Igualdad de Oportunidades de Género de la Vicerrectoría de Extensión y Comunicaciones comenzó sus clases abordando la pregunta “¿de qué hablamos cuando hablamos de género?”.

“Me parece que es fundamental instalar el estudio del género como una línea de base en todas las carreras”, advirtió Paula Hernández, antropóloga e investigadora del Centro Interdisciplinario de Estudios de Género de la Facultad de Ciencias Sociales y quien estuvo a cargo de la primera clase del curso Género y Violencias. “Muchas veces vemos como si lo social estuviese separado de lo científico y lo matemático, cuando la realidad es que ninguna disciplina queda ajena a las dinámicas de las relaciones sociales”, explicó la académica, apuntando al valor y la necesidad de contar con este curso dentro de la línea interdisciplinaria de pregrado.

El CFG organizado por la Oficina de Igualdad de Oportunidades de Género de la Vicerrectoría de Extensión y Comunicaciones persigue que “las y los estudiantes de pregrado generen capacidades que les permitan comprender en términos generales el enfoque de igualdad de género, de manera que puedan aplicarlo en sus respectivas disciplinas y puedan mirar el escenario de la violencia desde allí”, explicó Carmen Andrade, directora de la Oficina, quien dio también la bienvenida al curso emplazado en la Sala Enrique Sazié de la Casa Central de la U. de Chile.

“Todos los estudiantes van a tener que interactuar con personas en sus respectivos entornos laborales y hay herramientas que no nos han enseñado. Herramientas que van desde no ejercer ni permitir el acoso sexual hasta la reproducción de lógicas patriarcales en situaciones cotidianas como el humor. Al final todos y todas somos parte de una sociedad y es importante que la Universidad te entregue una base respecto a eso. El sello de la U. de Chile es tener un rol público, influyendo política y socialmente, por ende es necesario ir por este camino”, señaló Hernández.

Con una planificación de 16 clases y un trabajo final donde las y los estudiantes aterrizarán lo aprendido en un análisis práctico de las desigualdades y la violencia, el curso se instaura como un espacio crítico frente a la construcción social de las diferencias y la visión dicotómica que atraviesa las actuales relaciones sociales.

Francisca Contreras, estudiante de Astronomía de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas inscrita en el curso, destacó la oportunidad de contar con un espacio de aprendizaje y diálogo en torno a un tema que afecta directamente las relaciones de los mismos estudiantes. “Llevaba varios semestres tratando de tomar los cursos de la Cátedra Amanda Labarca. En mi caso estudio en una facultad donde hay un porcentaje mucho mayor de varones y muchas veces soy la única mujer en una sala, entonces me interesa mucho acercarme a lo que es la teoría de género, al mismo tiempo que poder compartir con compañeras y compañeros de distintos espacios de la Universidad reflexionando estos temas”.

Bajo el alero de la Oficina de Igualdad de Oportunidades de Género de la Vicerrectoría de Extensión y Comunicaciones el 2014 se creó la Cátedra Amanda Labarca con el fin de generar conocimiento, difundir y formar profesionales en la temática de la igualdad de género a través de actividades de extensión, investigación y docencia. En ese contexto surgen los Curso de Formación General (CFG) “Desafíos de la perspectiva de género en las ciencias”, dictado en la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas; “Género y Salud”, impartido en la Facultad de Medicina; “Género y Derechos”, desarrollado en la Facultad de Derecho; y ya en su segunda versión “Género y Violencias”, realizado en la Casa Central de la U. de Chile.

María Jesús Ibáñez – Periodista VEXCOM
Fotografía Alejandra Fuenzalida