Se realiza segunda clase sobre conceptos de violencia y sus teorías

La cátedra estuvo a cargo de Carolina Franch actual Directora del Centro Interdisciplinario de Estudios de Género (CIEG) quien abordó cómo la violencia está presente en nuestro contexto actual

 

 

El día martes 25 de abril, se realizó la segunda jornada de la Cátedra Amanda Labarca. A las 18 hrs y con el aulario lleno, los/las estudiantes esperaron esta nueva versión que abordó entre otros temas, el vínculo entre género y violencia, entendiendo éste como una relación social asimétrica o bajo los postulados de Rita Segato, quien determina que género es violencia.

“Siempre es una clase complicada porque uno devela que las relaciones de poder están siendo encarnada en cuerpos básicamente femeninos. Es una clase complicada en términos de tratamiento, donde se genera un despertar bien complicado, porque yo creo que el curso lo notó, es como develar que nosotros funcionamos y hacemos comunidad por medio de matrices de violencia y yo creo que eso es super complicado”. Declara Carolina Franch Maggiolo.

La  investigadora y antropóloga, explica cómo nuestras primeras relaciones están basadas en las violencia y fundamos sociedad a través de la misma haciendo una revisión histórica en torno al tema. Revela que las mujeres han sido blanco de matanzas y genocidios, y logra aterrizar la teoría a casos reales como fue el caso de las mujeres de Alto Hospicio o muchas otras que siguen siendo asesinadas en distintos lugares de latinoamérica, donde ser mujer y pobre, se convierte en un peligro.

“Genera angustia cuando uno lo muestra así,  en la manera radical, porque esas teorías se van encarnando en hechos muy claros y concretos en la actualidad, el caso de Alto Hospicio, el caso de Ciudad Juárez, el caso de las Maras en El Salvador, el caso de las relaciones cotidianas entre hombres y mujeres, entonces lo que uno va viendo por un lado es un contexto de naturalización de violencia y que estos cursos lo que permiten es abrir los ojos o un cuestionamiento de algo que no debiese ser, que éticamente no debiese ser, entonces claro, es una clase compleja que genera una desazón, esta clase finalmente nos remueve la conciencia, en una ética, en compromiso y que efectivamente estos temas son netamente políticos”. Señala la docente.

Yasna Sanhueza, cuenta su experiencia “bueno, mi opinión de la clase, el diplomado, me parece estupendo. Es de una calidad increíble, los contenidos, siempre contextualizando, a nivel histórico, estamos fascinados con las clases del diplomado, son super buenas, y era lo que nosotros teníamos como expectativa nos aportan ene al trabajo, cada clase nos está aportando  a lo que nosotros estamos haciendo laboralmente con respecto a lo que es género y violencia. Yo trabajo en atención a personas que han sufrido violencia en el contexto de pareja, entonces se me hace super atingente a lo que estamos viendo en clase.”  Indica la trabajadora social.

Sobre las intervenciones de los/las estudiantes, Carolina afirma “lo que muestra una clase, o la docencia que uno quiere impartir digamos, es un espacio de debate y diálogo, las preguntas, los cuestionamientos, las dudas, las reflexiones, el contar las experiencias como hizo la alumna de atrás, lo único que muestran es que solo con el diálogo, con estas instancias se permite una reflexión densa del tema de violencia”.

Por último, Elizabeth Valera, quien participó de la clase afirma que “la clase de la profe me parece que cumple absolutamente con las expectativas que tenía, me abrió mucho la mirada respecto a lo que pensaba que era el género, que era más bien sesgado lo que pensaba y definitivamente ella me abrió bastante el norte sobre el tema de género y además el tema de la violencia. Fue un curso con mucha sustancia en contenido, se agradece que incorpore constantemente bibliografía y se notaba manejo en cuanto a la bibliografía sugerida, así que yo muy agradecida y muy encantada”. Finaliza.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *